viernes, 18 de noviembre de 2011

The Linden Garden



La muerte ya no tendra amantes que le afilen los dientes a 
                                                                            los perros..



Dormiran impavidos en la pocilga de lo probable..



La muerte ya no tendra amantes que incineran las luces.



Esas que nos hacen sentir amigos de la inmensidad...






... La muerte ya no tendra amantes y si enemigos..


La luna inmensa iluminando el jardin de tilos.



la sonrisa de ella tan resplandeciente como una hoguera 

                                                              en la oscuridad...


Las niñas en el bosque cantando  una hermosa cancion de 

cuna...


Los lobos durmiendo un sueño felino y tierno...



Susurros y sonrisas entre hojas y pies apresurándose



Bajo el sueño, donde se juntan todas las aguas.



Entre el tiempo de florecer y el tiempo de madurar:



cabeza dorada, cabeza roja..



entre el vertigo y la calma.



Hoy duele...



Mañana tambien..








Y la muerte ya no tendra amantes



y despues de las lagrimas en tus ojos



llegaran las sonrisas del verano..



las tardes calidas,


el susurro de los pajaros cantando al amanecer.


Los que volvimos de alli sabemos que la oscuridad no es 

solo humo negro..


Que los demonios tambien habitan de este lado del rio


y que a veces se visten de amigos...


Dejad las sombras...dejadlas impavidas coimo estatuas...



Dejadlas huir...



No hay nada detras de los ojos del lunatico...



No hay nada....






El inmenso camino...



El recodo...


las montañas



la inmensidad que se avecina...